Innovar en educación no es tan sólo transformar el currículum e implementar nuevas metodologías, también es  innovar en la evaluación. La evaluación es la reguladora del aprendizaje, de ahí que no podamos identificarla solamente con un examen final. Cuando los alumnos terminen su período académico y entren en la vida adulta no se les juzgará por la realización de pruebas, sino por la calidad de su trabajo y su valor personal. Así, la evaluación debería ayudarles a demostrar cómo han mejorado sus habilidades y competencias en cada disciplina y cómo aplican lo que han aprendido a otras tareas. Para llegar a eso, se debe enseñar a los alumnos a pensar críticamente y a analizar y sintetizar ideas de forma oral y escrita.  

Vídeos relacionados

Incrustar este vídeo


Think1 es una plataforma audiovisual comprometida con el cambio y la innovación, que quiere compartir conocimiento y experiencias sobre todo lo que concierne a la educación y a las buenas noticias que ella genera.

 

 

Entrar

¿No tienes cuenta? ¡Regístrate!