ESCUELAS CERRADAS

15/03/2020

ESCUELAS CERRADAS

La inesperada aparición del COVID 19 ha interrumpido la labor educativa presencial en colegio y universidades, pero lo que no puede ni debe interrumpir, ni siquiera frenar, es la educación y el aprendizaje. Sencillamente los posibilita pero en ámbitos diferentes e inusuales.

Escuelas cerradas no es sinónimo de educación paralizada, porque toda ocasión, incluida la adversa, es oportunidad de crecimiento. Aceptar lo inevitable, despertar nuevos recursos, saber aceptar cambios impuestos, cultivar la creatividad, solidarizarse aún con los desconocidos, pensar en los demás, aparcar el egoismo, atender más al interior... son actitudes que pueden trabajarse especialmente en circunstancias como las que hoy está viviendo nuestro país. El virus y la exigencia de permanecer en casa son realidades que no dependen de nosotros, las decisiones que tomamos a partir de ellas, sí. 

Nunca hay mal que por bien no venga. Si la situación actual nos ofrece mayor posibilidad de encuentro, de relación, si nos exige más responsabilidad, si nos despierta un mejor humanismo, si nos hace más agradecidos, si nos impulsa a levantar la mirada a Dios y nos ayuda a sentirnos más humildes, menos omnipotentes, si nos enseña a contaminar menos y respetar más a los otros y a la Naturaleza, nos habrá facilitado numerosos aprendizajes y nos habrá hecho crecer como personas.  

¿Positivo?, ¿Negativo?. De cada uno depende. 


Entrar

¿No tienes cuenta? ¡Regístrate!