FUE LA PRIMERA

30/11/2016

FUE LA PRIMERA

El pasado sábado se celebró en el Templo de la Sagrada Familia de Barcelona el Centenario de la entrada en la Gloria de Madre María Encarnación Colomina, una mujer del siglo XIX enamorada de su misión que fue la primera en hacer vida el carisma que San José Manyanet ofreció al mundo hace 142 años.

Educación y familia eran y son los dos pilares que sostienen toda sociedad. Y a la educación y a la familia es que la Congregación de Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret ha dedicado su larga trayectoria educativa y cuyo Proyecto Educativo hoy está presente en los cinco Continentes.

Educar la inteligencia y el corazón en familia y desde la familia, colaborar en la formación de familias cristianas con la mirada puesta en Nazaret,  Modelo de Familias, fue el imperativo de esta gran mujer que fue la primera en dedicar su vida a hacerlo posible en una obra que comenzaba sencillamente pero con la fuerza y el impulso de una gran misión.   

No es casualidad que esta celebración se hiciera en el Templo de la Sagrada Familia, la obra que inspiró San José Manyanet y que su amigo Gaudí llevó a cabo, la obra de un gran artista, enamorado de Dios, de la Belleza, de la Naturaleza y de la Luz, la obra que es una buena imagen de la educación: firmeza de cimientos capaces de sostener las mayores alturas, flexibilidad en las formas que respetan la naturaleza viva de cada uno y evitan toda rigidez, transparencia y apertura a lo más alto, facilidad de dejar entrar la luz, colores y formas, diversidad armónica que dan coherencia y unidad a la obra de arte.

Gratitud a la que fue la primera de muchas que suman y siguen.

 

 


Entrar

¿No tienes cuenta? Join