EDUCAR PARA LO COTIDIANO

19/02/2017

EDUCAR PARA LO COTIDIANO

Es cierto que lo extraordinario llama la atención, aunque algunas veces solo sea "flor de un día", pero lo que más ayuda al crecimiento de la persona, a la forja de su carácter es aprender a llevar a cabo con plenitud, constancia y entusiasmo lo ordinario, el trabajo del día a día, saber dar respuesta a la responsabilidad de llevar adelante lo cotidiano, las pequeñas, o no tan pequeñas, acciones habituales que pueden parecer monótonas, que carecen de los colores de lo extraordinario y que muchas veces solo se ven como una rutina.

Saber encontrar el sentido y el valor de lo cotidiano ayuda a forjarse una personalidad firme que también estará preparada para afrontar lo extraordinario, cuando se ofrezca.

Precisamente "El elogio de lo cotidiano" es el título de un libro del recién fallecido lingüista, filósofo, historiador y crítico literario Tzvetan Todorov, un libro en el que, a partir de la pintura del siglo XVII no trata sobre la pintura, como afirma él mismo, sino que - son sus palabras - " trata sobre la vida misma y es una lección que podemos extraer para nuestra propia experiencia:la filosofía de lo cotidiano. En nuestro mundo actual hemos perdido el sentido de cada gesto ... y son estos gestos, esta exigencia elemental de la belleza y de la esencia los que tenemos que recuperar para nuestras vidas"

Educar para lo cotidiano, para lo diario, para aquello que da fuerza y consistencia a la vida, aunque parezca oscuro y anodino. También los cimientos de una obra arquitectónica están ocultos, pero son los que sustentan la belleza exterior.


Entrar

¿No tienes cuenta? Join