CONÓCETE A TI MISMO

12/05/2018

CONÓCETE A TI MISMO

´Sigue siendo actual el sabio consejo de la Grecia clásica escrito en el pronaos del templo de Apolo en Delfos "Conócete a ti mismo". Válido ayer igual que hoy porque no hay nada más necesario ni más urgente que el propio conocimiento. Saber quiénes somos, conocer las propias capacidades, limitaciones, deseos, emociones, reacciones  a fin de poder sacar lo mejor de nosotros mismos es un conocimiento que nos facilita el dominio propio y a la vez nos ayuda a formularnos y a hallar respuestas a las preguntas que nos trascienden; ¿quién soy?, ¿cuál es el sentido de mi vida?. De poco servirían muchos conocimientos sin el autoconocimiento.

Aunque no siempre es fácil educar para ello, poseemos medios adecuados para ayudar a niños y jóvenes a adquirirlo. Hay uno imprescindible que no está precisamente de moda, aunque se desea. Me refiero al silencio. Educar la capacidad de silencio facilita el desarrollo de la Inteligencia Espiritual que permite la escucha interior. Es la condición para "Conversar con el hombre que siempre va conmigo. Quien habla solo espera hablar con Dios un día..." como bellamente escribía Antonio Machado.

Porque es fundamental al ser humano conocerse a sí mismo hay que ayudarle a poner los medios cuanto antes. Desarrollar la capacidad de silencio, de espera, de interiorización también es cosa de niños.


Entrar

¿No tienes cuenta? ¡Regístrate!